Blog Smartbites
Buscar   Regreso a las entradas

Botellas de vino Vega Sicilia, ¿Inversión o consumo?


Escrito por Inés Pavón+

Nada más y nada menos que por 65.000 dólares fue subastada, el 7 de febrero de 2004 en Miami, una botella de Magnum Vega Sicilia Único de la añada 1986. El vino de España más afamado se llevaba, de calle, el título al vino español por el que más se había pagado en la historia hasta el momento. Y desde entonces, los precios de venta en las subastas no han dejado de subir. Hasta 190.000 dólares por una botella Doble Magnum de Vega Sicilia 1990 en Naples 2008. Desconocemos si el romano Diocleciano o la catoliquísima reina Isabel llegarían a poner un precio mayor a este manjar pero, lo que es seguro, es que nuestra crisis no pasa factura a todos por igual pues, como dijo recientemente el representante de la bodega, Pablo Álvarez, "lo más caro siempre vende".

Si el precio de las botellas de vino lo marca la cantidad de dinero que la demanda esté dispuesto a dar por él, en el caso de los vinos de Vega Sicilia, no encontraremos a sus compradores comiendo pulpo un día de feria. Bien fuese vía telefónica, online o presentes físicamente, la casa de apuestas británica Sotheby's, tuvo entre sus filas a los mejores coleccionistas de vino del mundo. Coleccionistas, que no degustadores, catadores o bebedores refinados. Pues, quienes pagan por un Vega Sicilia añejo miden el valor de sus adquisiciones por la buena cosecha del año de vendimia, por las óptimas condiciones climatológicas de esa temporada, por la fama de la bodega, pero no, en la mayor parte de los casos, por haber probado el cotizado caldo de color picota. Y es en esto en lo que radica la polémica, ¿vale una botella de vino Vega Sicilia realmente lo que cuesta?

Su olor en nariz, su textura en boca y un post-gusto refinado no dejan lugar a dudas de que los Vega Sicilia son vinos de primera pero, ¿es legítimo hablar de vinos en términos de miles de dólares?, ¿hablamos de coleccionismo o de especulación?, ¿es un valor de mercado o más un valor sentimental o de simple apropiación el que rige las cifras que manejan sus coleccionistas?, ¿qué mercado se ha creado alrededor de los Vega Sicilia?, ¿cuánto dinero se mueve al cerrar las subastas públicas?, ¿cuánta gente ha sido víctima de fraudes en la compra de estas botellas de vino?

vega sicilia


Cuando en 1864, Eloy Lecandá comienza la plantación de las viñas en sus recién compradas 2000 hectáreas al Conde de Valbuena, no podría ni imaginar que su esfuerzo valdría millones, en plural, de las antiguas pesetas. Pero la fama de los vinos Valbuena 5º año y Vega Sicilia Único, no comenzaría con su fundador, sino con su predecesor, Txomin Garramiola. Éste supo aprovecharse, en 1915, de una excelente cosecha de Vega Sicilia y Valbuena. Una producción pequeña que no comercializaría, sino que, al más puro estilo marketer del siglo XXI, lo repartiría entre la aristocracia, los opinion leaders de la época, que bien supieron valorar su buen hacer y el gran producto que tenían en sus manos.

 

Tras múltiples cambios de propiedad en las bodegas, en 1982 éstas llegan a sus actuales dueños, la familia Álvarez Mezquíriz, con David Álvarez a la cabeza, aconsejado, nada más y nada menos, que por el artífice de la Denominación de origen Ribera del Duero, Jesús Anadón. Se forma también el actual Grupo Tempos Vega Sicilia, constituido por las bodegas Vega Sicilia, con sus respectivos tipos de vino; las bodegas Alión, Pintia y Tokaj-Oremus. Nuevos tiempos requirieron de nuevas técnicas, de nuevas políticas de cultivo y de nuevos tratamientos de la vid. Sin embargo, el viejo sabor a vino de raza, de largo regusto, permanece.

Y el resultado lo componen las elevadas cifras por los que una audiencia ávida de las mejores cosechas de Vega Sicilia paga por estos Ribera del Duero. Con un precio de 7.700 dólares salieron a subasta seis botellas de vino Vega Sicilia Único de 1952 en el estreno de la bodega en el mercado asiático en la primavera de 2013. El resultado, apoteósico, con quintuplicación de precios incluida, alcanzándose los 38.000 dólares por botella y un millón de dólares en vino Vega Sicilia vendido. La reacción de Pablo Álvarez, sorprendente, "el mercado asiático no es una prioridad". Con una demanda de consumidores estadounidenses, alemanes, suizos y británicos alcista, el mercado asiático todavía no supone una alternativa para la bodega vallisoletana.


subastas de Vega SiciliaOtro escenario: subasta de botellas de vino Vega Sicilia, de nuevo, en la casa Sotheby's pero, esta vez, en Londres en 2010. Serena Sutcliffe, directora del Departamento de Vinos de la casa de subastas, afirmaba sentirse emocionada por "poder ofrecer una colección tan completa de Vega Sicilia, el vino español más mítico, conocido a nivel global y auténtico emblema de marca para su país y un valor seguro para los amantes del buen vino".  Precios de partida alrededor de los 8000 dólares para uno de los mejores y más cotizados vinos del mundo. Misma situación, cambiando el espacio por Nueva York, en el invierno de 2009. 23 botellas de vino Vega Sicilia son vendidas por 102.850 dólares por la misma casa de apuestas, en una jornada en la que se recaudó más de un millón en botellas de vino Vega Sicilia.

La promesa del millón de dólares por una inversión actual mínima, pues un Vega Sicilia no cuesta más de 220 euros con impuestos incluidos. Dinero fácil en tiempos de crisis, tentación que asegura una jubilación prometedora. Y decimos jubilación por los años que han de pasar para que el vino se revalorice para una posible subasta, así como el cuidado que requiere pues, por mucho que se empeñe el diseñador gallego, la arruga es bella siempre que se la cuide con cariño. Y es que se requiere ser versado en la materia para conservar el vino en perfectas condiciones e introducirse en el mundo de las subastas del sin caer en precios irreales ni en falsificaciones.

Cifras millonarias para vinos legendarios. Sólo nos falta esperar que sus compradores lleguen algún día a disfrutar de su sabor, a deleitarse con su olor, a calentar el alma con su tacto y, no sólo, a acrecentar su lujuria con la mera contemplación de un vino que, aún alcance de la mano, permanecerá encerrado en su vitrina para jamás ser probado.

Referencias:

Primera subasta de vinos en Asia

Botellas para especular

Entrevista a Pedro Álvarez

Subasta de Vega Sicilia en Miami en 2004

150 años de Vega Sicilia

Vinos para millonarios

 

Escrito el  27 Nov 2014 11:21 en vino  -  Enlace permanente

Comentarios

Ningún comentario.

Escribe un comentario

El nombre y el email son obligatorios. El email no será públicado.
Comentario
Nombre *
Email *
Sitio Web